Declaración de Wikimedistas de Colombia sobre la actualización de la ley de derecho de autor de nuestro país (2017-2018)

Colombia debe actualizar su ley de derecho de autor y como usuarios de Internet queremos que nuestras voces sean escuchadas por quienes toman las decisiones, para fortalecer el acceso a la información y el desarrollo de capacidades informacionales que nos permitan ser un país más competitivo en las sociedades de la información. Estas son nuestras ideas.

¿Qué queremos?

Para el proyecto de ley 206 de 2018, solicitamos respetuosamente que se apruebe la audiencia pública, propuesta por el honorable senador Alexander López. Esta audiencia nos servirá para encontrarnos en un espacio compartido con autores, creadores, titulares de derecho, tomadores de decisiones, profesores, estudiantes, bibliotecarios y demás personas involucradas en el ecosistema de información para compartir ideas y proponer una ley que nos represente a todos y sea justa e incluyente.

Nuestros intereses y preocupaciones

Como usuarios de internet, valoramos el poder editar. Muchas veces este tipo de acciones se hacen sin necesidad de afectar mercados y con fines educativos o esparcimiento, pero con las actuales leyes, este tipo de actividades requieren permisos por parte de los titulares. Hemos visto cómo cotidianamente las prácticas que ejercemos incurren en infracciones, pero que a su vez fortalecen procesos educativos y desarrollo de capacidades informacionales como el mejor aprendizaje del uso de computadores y la interacción con personas de diversos lugares de Colombia y del mundo.

No es nuestra intención apoyar la piratería o que los titulares no reciban una justa compensación por su trabajo. Por el contrario esperamos enriquecer las ideas y que sus obras se conozcan mucho más, pero que los usuarios de Internet que acceden legalmente a estos contenidos puedan hacer usos de sus obras.

En Colombia no tenemos cláusulas de usos justos. Además, acciones como traducir obras a lenguas indígenas puede considerarse una infracción al derecho de autor, incluso si dichas obras no se encuentran disponibles en el mercado en esas lenguas. Tenemos más de 60 lenguas en nuestro país y el eliminar las fuentes de información que las nutres podría condenarlas a la desaparición.

Teniendo en cuenta que nuestro objetivo es contribuir al acceso libre y sin trabas a la suma del conocimiento humano es necesaria que esta actualización de ley tenga en cuenta lapsos razonables para la entrada de una obra al Dominio Público, y excepciones claras y suficientes para usos educativos, en bibliotecas y centros culturales de similar carácter.

David Ramírez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *